lunes, 15 de abril de 2013

Ramona


Es indiscutible que las dos únicas vías normales, seguras y sanas de salir del lugar a donde naciste (si naciste con pocas o ningunas facilidades económicas) es mediante el estudio y el trabajo; tan bien es cierto que es muy difícil hacerse rico generando riquezas por medio de un salario y/o empleado y mucho más si no te capacita y evolucionas a nivel académico e intelectual; sin embargo mucho más difícil lo es cuando tu no trabaja ni estudias, pues la única vía que te queda es la muerte (ejercer la delincuencia). Ahora bien el trabajar y el estudiar puede hacer que una siembra que haga deje unos buenos frutos (hij@s, dedicados y concentrados en el éxito) y hacer tu trayecto hacia el éxito en todas sus dimensiones mucha más viable y seguro.
Una mujer de piel oscura, nació en un hogar muy pobre, en la parte alta de la ciudad de Santo Domingo, sus padres para mejorar su vida la inscribieron en un colegio católico y fue cambiada al pasar al 2do de Bachillerato por decisión de su padre a un liceo publico que lleva el nombre del padre de su patria; luego ingreso en la universidad estatal estudiando ingeniería civil, carrera que tuvo que suspender para dedicarse a la labor de Madre y Ama de casa, esto la llevo a trabajar como ayudante en varios talleres de costura, que mas tarde por su desarrollo llego a subir de nivel en sus quehaceres, permitiéndose tener la libertad de poder inicial nuevamente sus estudios universitarios, pero esta vez una licenciatura en Finanzas, la cual finalizo con muy buenas calificaciones; mientras estudiaba impulsaba a sus dos hijos varones (ademas de una hembra) a dedicarse a los estudios y al baseball; no sin exigirle que no descuidaran sus estudios, logrando que ellos terminaran sus estudios primarios y secundarios en un excelente tiempo.
Todo este trabajo, mas la dedicación de su vida en servicio a Jehova Dios, pues de muchos golpes recibidos en su vida entrego su vida a Jesús  conllevo a que la vida la premiara con la llegada de dos contratos que firmaron sus hijos con dos equipos de Baseball de Grande Ligas; hoy la vida de aquella mujer es mucha más placentera y buena, tiene la oportunidad de conocer otras cosas que en su vida pasada nunca pensó conocer; ayer fue una asistente de costura hoy es una mujer bendecida, empresaria y prospera; trabajando y estudiando se puede... Vive y Convive.