jueves, 12 de mayo de 2011

Memoria

Conversaba con un grupo diversos temas, entre los cuales llego el tema del Origen del Hombre, uno de los temas más debatido durante toda la historia de la humanidad; ni religiosos ni científicos terminan de ponerse de acuerdo con este tema y es natural que ningunos tengan la verdad absoluta del Origen del Hombre. Debatiendo este tema hablamos del desarrollo que ha tenido el Hombre durante toda su historia; pues el Hombre no se encuentra en el lugar de su Origen, hemos crecido o nos hemos desarrollado enormemente, pues evolucionamos nuestro habitad, no tenemos la misma vivienda, tenemos diferentes forma de alimentarnos, tenemos más capacidad para preservar la vida, hemos desarrollado herramientas y cosas para hacer de nuestra vida más fácil o cómoda, hemos traspasado muchas fronteras y tenemos la capacidad de estar en la profundidades del mar y en la inmensidad del espacio.

Todo esto quizás básicamente por nuestra capacidad de Memoria, la habilidad de poder retener información y analizarla; también agregado a esto el manejo de la misma, almacenándola fuera de nuestras mentes y compartiéndola con nuestros semejantes, para que estas memorias y/o informaciones trasciendan de siglos en siglos. Esto ha sido nuestro mayor logro como especie.

Ya en termino de seres emocionales la capacidad de almacenar eventos, juega un papel muy importante, en términos humanos, pues nos ayuda a poder aliviar penas, sufrimientos y momentos amargos; siempre y cuando utilicemos la misma de manera positiva; usando nuestra Memoria para cargar al consciente Momentos de Verdad positivos, cuando el momento no es del todo maravilloso; por ejemplo cuando perdemos un ser muy querido, un alivio a este momento es recordar las experiencias positivas que vivimos juntos; cuando estamos en la vejez, recordar (si realmente vivimos cada etapa de nuestro desarrollo) las vivencias y momentos grandiosos de cada etapa, así podremos aceptar nuestra vejez con beneplácito.

La manera negativa de usar nuestra Memoria, es cuando la usamos para alimentar sentimientos de odio, rencor y depresión; pues esos sentimientos nos destruyen por dentro y nos menguan la vida.

Vive y Convive.