lunes, 23 de mayo de 2011

El Corazón…

Conversando con un querido amigo, compartíamos opiniones con relación a lo que los demás creen que una determinada persona está viviendo y lo que realmente es su vida; por lo general la gente opina de lo que su corta vista o visión capta, para luego hacer comentarios, conclusiones y opiniones a la ligera, sin saber en realidad que es lo que está viviendo y el porqué del asunto. El corazón solo Dios lo conoce, y como dice un refrán Dominicano, "El Corazón del ñame solo lo conoce el cuchillo"; usted si no sabe lo que es el ñame, puede cambiarlo por Papa o Patatas.

El que está dentro del ojo del Huracán es el que sabe porque actúa como lo hace, y es quien sufre en carne propia las ráfagas de la tormenta; es quien se mengua y sufre, es quien se niega a sí mismo y aguanta por lo que cree vale la pena; y en muchos de los casos, se le ve como el tirano o el villano de esa novela; pues por lo general quien crea el conflicto siempre se cree la víctima, y es quien procura apoyo externo para crear su imagen de mártir.

No sé cuando aprenderemos a tratar al otro tal y como es, sin gastar energía en hacer una persona a nuestra medida, como si fuese un vestido. Todo el mundo quiere ser aceptado, sin embargo poco procuran aceptar a los demás, todo el mundo quiere ser querido y respectado, pero estamos haciendo esto en nuestra relaciones con los demás, estamos respectando el espacio del otro y sus preferencias.

Antes de verter cualquier comentario de lo que hiso o dijo alguien, trata de ver sus razones y si no las ves o la entiendes, no diga nada. Vive y Convive.