martes, 10 de agosto de 2010

Nacer es lo único que tenemos en común


Le decía una vez a un amigo que uno no debe sentirse mal o al menos, porque algún conocido este a simple vista en una posición más cómoda o más alta que uno, tomando en consideración aspectos económicos y materiales. Le decía esto pues lo único que tenemos en común todos los seres humano es que nacimos en este mundo, luego las condiciones y el ambiente pueden ser muy distintos.

También le decía que las oportunidades son determinadas por los factores Lugar y Tiempo, que no a todos se nos presentan las mismas oportunidades, así como también no todos le sacamos el mismo provecho. Un ejemplo para esto sería el caso de un Senador de la República que en el ejercicio de sus funciones como representante de una provincia, se apegue a la ley y al amor que sienta por su Patria y por los pensamientos de sus fundadores; mientras en el lado contrario tenemos otro Senador de la misma República, sin embargo con una visión diferente el otro, cuyo ejercicio de sus funciones se basan en el amor al dinero, a su ambición desmedida y a la avaricia que lo ahoga. Entonces al finalizar sus periodos legislativos uno podrás exhibir muchas posesiones y el otro solo el orgullo y el honor de haber trabajado para su comunidad dignamente; sin embargo uno de los dos se llevara al momento de morir lo mejor y el otro dejara aquí en la tierra lo peor.

En términos generales, dos personas que tienen el mismo nivel académico y económico, si son empleados y no tienen ninguna fuente de riqueza que solo su salario, al cabo de un tiempo si unos de ellos exhibe una condición económica sumamente más elevada que el otro, no tenemos que sentirnos mal por eso, solo analizar las razones que lo llevaron a tal; que hicimos nosotros y que hiso él para lograr ese bienestar; esto con el propósito de corregir alguna mala práctica de manejo de recursos nuestra y de entender que no tuvimos las mismas oportunidades o actuar.

Alguien me dijo una vez que "nadie se hace rico trabajando por un salario honestamente", yo puedo decir que quizás esto sea verdad, pues toda mi vida he sido empleado, tengo más de 20 años en esto y es poco quizás lo que puedo exhibir. Creo que la única manera que una persona se puede hacer rica trabajando por un salario, es dejando a un lado todo lo que es placer y gusto, comiendo malamente, vistiendo ropa de segunda, si se casa debe ser con alguien que trabaje y produzca, no teniendo hijo hasta que no cruce la barrera imaginaria de la necesidad, viviendo en una casa donde no tenga que pagar alquiler o en una zona de la Capital donde el mismo sea muy bajo, tomando bolas o aventones, comprando directamente en los Mercados, nada de Súper Mercados y siendo totalmente mezquino y/o poco solidario con los demás. Para esta persona no puede existir Navidad, Día de las Madres, ni ninguna otra fecha festiva donde sea necesario gastar dinero extra.

Ahora bien, luego de tantos sacrificios, la pregunta que tienes que hacerse alguien que decidió hacer esto, es ¿Valió la pena los sacrificios? ¿Me llevare todo lo que acumule cuando me muera? ¿Puede Vivir y Convivir con los demás?