martes, 18 de noviembre de 2014

Anecdotas de un Inmigrante I


Agregando algo más a una frase muy conocida que dice “En la cárcel y en el Hospital es que se conocen los amigos”, quiero agregar esta otra frase “Solo y solo si, cuando tu emigras es que conoces cuales son las personas que realmente tu les importa”, esta frase quizás suene gastada, pues ha sido pronunciada por millones de personas en todo el mundo y hasta que tu no la vive no entiende o conoce su esencia.
Sin embargo, yo la cito no con el propósito de expresar un sentimiento maligno, sino trasmitir fortaleza, amor, aprecio; pues es bueno saber que existen personas que tú les importa y que te aman, pues uno con lo cotidiano ignora mucho esto y ve todo plano y no curvilíneo, entiende que lo que recibe es natural y normal, algo tan standard como las estaciones del año. Haciendo que no apreciemos a personas especiales que la vida nos ha regalado.
En una parada de Bus, escuche a un joven inmigrante de 23 años aconsejar a un compañero de trabajo inmigrante también, le decía que tenía que alimentarse bien, pues si no lo hacía se enfermaría y no podría alcanzar los objetivos que él ponía como razón para ahorrar el dólar de una comida; el joven se puso de ejemplo, contándole de como llego a sufrir de azúcar baja por no comer bien cada día (no es llenarse el estómago, es alimentarse, ingerir las vitaminas y minerales que el cuerpo necesita de acuerdo a la demanda que tiene), pues la razón que le motivaba a no comer bien, era la de ahorra todo el dinero posible de sus gastos fijos, pues se había embarcado en varios compromisos económicos para venir para NYC, y día a día recibía mucha presión de sus acreedores; decía que luego razono y decidió vivir, alimentarse bien y pagar al ritmo que podía, pues entendió que si se enfermaba su vida se pondría peor y mucho menos podría honrar sus compromisos. Yo también llegue a tener las mismas presiones que ese joven y también como el entendí que debía además de alimentar bien mi cuerpo, alimentar también mi alma y mi espíritu, Todo mi Ser; las críticas y las acusaciones vendrán cuando lo decidas, para esto tienes que estar preparado.
Esto es lo que le toca vivir a muchos, lamentablemente unos no llegaron a este razonamiento y otros aun no la han hecho; esta también es una razón por la cual escribo, causando aliento y esperanzas algunos y a otros molestias y enojo. Sé que cada cual tiene su verdad, respeto eso, la mía es dar de lo que recibo de la vida, sin sentir vergüenza ni miedo, pues he entendido cual es mi misión aquí en esta vida. Vive y Convive.