martes, 2 de noviembre de 2010

La Liberación Femenina

En el articulo anterior mencione el tema de la liberación femenina, donde decía que para mi esto le ha dejado a la mujer mas perdida que beneficios; pues mirando yo el pasado y comparándolo con el presente, a mi entender el trato o la visión que tiene el hombre común y corriente, hacia una mujer también común y corriente, es el mismo que tenia antes, solo con un poco de cambios; pues aun continua viendola como un objeto sexual.

Ahora bien, es cierto que las mujeres han logrados mucho, pues en muchas sociedades antes no se le permitía estudiar, ni decidir su futuro, es decir su vida, mientras que hoy si; solo algunas sociedades del mundo mantienen la costumbre y trato injusto con la mujer. Ya tenemos mujeres gobernando naciones, no es algo de gran jubileo, pues antes existían Reinas que gobernaban imperios y naciones.

A pesar de estos logros, existen cosas que eran buenas para las mujeres y que con la “Liberación” las han perdido, pues el hombre ha tenido que ceder ante la presión que la mujer en muchas ocasiones ejerce sobre el, para hacerle ver que ella también tiene derecho a gobernar y dirigir los destinos de la familia y de la sociedad; ha hecho al hombre de hoy en día menos cortés y caballeroso con ella, pues entiende que ella quiere ser igual que el, tener los mismos derechos y deberes.

Hoy en día la mujer tiene que trabajar para aportar en el hogar, para sostenerse y para ir hacia delante. La mujer tiene que ser Madre, Esposa, Amante, Estudiante y Trabajadora; aunque tenga una trabajadora en la casa, tiene que ocuparse de la casa, pues es su rol o tarea normal (aunque existen caso que el hombre es quien sabe hasta las cortinas que se ponen en las ventanas, eso es lo que conocemos como un Macho de Mujer). Tenemos una mujer el día entero en la calle y en la noche cuando llega, tiene que ocuparse de lo que los niños tienen que llevar de merienda, de la comida que llevara al trabajo y la que su esposo llevara; de no controlar su hogar, el mismo se le desintegra.

Esto también ha hecho que nuestros hijos (no en todos los casos) sean extraños y nosotros para ellos también, pues pasan más tiempo con la persona que los atienden, que con los que los trajeron al mundo; este mal ha hecho que existan tantos hogares disfuncionales y tantos problemas en nuestra juventud. Creo que así no se Vive y se Convive con salud emocional.