martes, 29 de septiembre de 2009

Dios el ser Supremo



Muchas de las personas que me conocen desde hace años, saben que en una ocasión estuve militando en una Congregación Cristiana, que dedique ocho años de mi vida a saber de Dios de una manera intensa. Ahora quizás algunos de los que también leen mis publicaciones que también saben de mi vida pasada, se pueden sorprender con algún escrito de lo que he hecho.
Pues consideran raro que luego de haber pasado tanto tiempo asistiendo de manera activa una iglesia, diga algunas cosas que son opuestas a lo que normalmente hablan los cristianos. De ninguna manera piensen que por el hecho de que tenga mi propios pensamientos, este con ellos negando la posibilidad de que exista un ser supremo como lo que llamamos Dios, pues aun no he llegado a ese nivel, cuando lo este responsablemente lo diré.
Por esta razón quiero escribir mi propia opinión de lo que es Dios o Jehová, pues no estoy de acuerdo en muchas de las citas Bíblicas con los atributos y definiciones que le dan a nuestro ser Supremo, pues considero que son conceptos y enfoques meramente humanos y no celestiales.
Pues una de la cosas que pueden dar datos acerca de la naturaleza de Dios y su esencia es la misma vida, el mundo, el universo, pues lo poco que conocemos tiene miles de años existiendo y sus leyes y reglas físicas y naturales se mantienen, entonces he aquí una de las cosas que siempre me mantuvieron inquieto con relación al hecho de las dos caras que la Biblia y los Religiosos le dan a Dios, la cual es que es Amor y Fuego consumidor.
Estoy totalmente en desacuerdo con esto, pues creo que Dios mantiene su naturaleza y no toma uno y otro al igual que lo hacemos los seres humanos.
Si Dios es el creador de la vida, no creo que por mero capricho de el también la destruirá, como lo hace un hombre y una mujer cuando no quieren asumir la responsabilidad de un embarazo. Esto es ofender a Dios, tratando de compararlo como un ser humano común y corriente, pues el no esta sujeto a pasiones y emociones como estamos nosotros, la destrucción del mundo y de la vida siempre ha estado en manos del hombre, no le echen esa culpa a Dios que no se la merece.
Otra cosa que en los últimos años he estado afirmando, es que Dios no tienen control de lo que sucede en el mundo, el creo todas las leyes físicas y naturales para que todos los seres creados por el se rijan por ellas, el quebrantar cualquiera de ellas tendrá su consecuencia de manera individual y de manera global, pues todas nos abarcan y su efecto nos afecta. Aquí es que digo que por mas que tu le pidas a Dios sanidad, prosperidad, entre otras cosas, las misma llegaran dependiendo de la acción que tu desempeñe y de los elementos ajenos a tu control que estén condicionando eso que deseas.
Pues Dios no hace excepción de persona, el es para todo el mundo y no es verdad que para ti el llevara salud y para mi no, pues entonces se convertiría en injusto y eso es lo que menos el es, pues su Justicia resplandece para todos no para un grupo por mas santo que se sientan. Al hombre durante toda la historia de la humanidad le ha gusto hacer clasificaciones y divisiones de clases y razas, por eso es que en casi toda la Biblia te quieren hacer creer que el famoso pueblo de Dios son los Judíos o Israelitas, dicha clasificación se han encargado de traerla a la era moderna, con la idea de que esta nacionalidad la obtiene cuando era parte de una comunidad cristiana, a la cual debe venerar, respectar y honrar siempre con tu presencia, si deja de visitar al templo automáticamente pierde este derecho, pues te conviertes en impío, descarriado.Las iglesias son parte y alimentadora de los sistemas sociales que han gobernado y manipulado el mundo durante siglos, pues utilizan la fe para hacerse poderosas y así gobernar y dirigir los pensamientos de las personas, utilizan el miedo y el terror para controlar, pues si pregunta la mayoría de las personas están en una religión primero por el premio de obtener una vida mas placentera de la que están viviendo y segundo quizás por que realmente aman a Dios. Su motivo es puramente egoísta, pues fueron atraídos por la recompensa de la Gloria y temen hacer cosas que les hagan perder eso