viernes, 1 de febrero de 2013

Energía Humana


Algo que en algunos momentos pensamos y a veces creemos, cuando las cosas no están sucediendo tal y como esperamos o cursando a la velocidad que deseamos, es que la vida se nos está negando o que quizás eso no nos corresponde; entonces nos desilusionamos, perdemos el empuje y abandonamos; esto nos sucede porque olvidamos dos elementos, que cada cosa lleva su tiempo de acuerdo a la planeación y a las condiciones en las que se iniciaron y que nos todas los seres humanos contamos con la misma capacidad o intensidad de Energía.
Cada persona posee por razones biológicas, por su desarrollo social e intelectual, una capacidad de Energía diferente a los demás, puede que dos hermanos nacido en el seno de un mismo hogar, inicien un mismo proyecto de vida y cada uno de ellos obtenga resultados diferentes; un ejemplo de esto es el proceso educativo, no todos los estudiantes en un mismo curso, obtienen las mismas calificaciones en todas las asignaturas. Esto que escribo no es algo extraordinario ni un descubrimiento, es algo que todos de una manera u otra sabemos, pero quizás lo olvidamos en determinado momento, solo lo comento a manera de reflexión y para indicar que tampoco el avance de un proyecto personal no es absolutamente determinado por la pasión o la dedicación que le pongamos, pues si entendemos y sentimos que estamos sumamente apasionado y dedicado en lo que nos proponemos, si no recibimos los resultados esperados, nos podemos desilusionar, no considerando el elemento Energía, la cual verdaderamente es generada por lo antes dicho, sin embargo su intensidad no depende solo de eso; pues por ejemplo usted pude tomar dos bombillas de diferente capacidad en termino de Watts, alimentarla con la misma cantidad de voltios, sin embargo no propagaran la misma intensidad de luz.
En conclusión, no desmaye, no te desilusiones, ni mucho menos te rindas cuando inicie un proyecto de vida; entiendes que tu tendrás un proceso y un tiempo de acuerdo a tu persona y que todos somos únicos, lo importante es tener un propósito y una meta de vida bien clara y definida. Vive y Convive.