miércoles, 28 de septiembre de 2011

Para que insistir

Cada día uno se maravilla, se sorprende y hasta siente pícnico y terror que lo que es capaz de hacer nuestra mente, nuestro cerebro; el cual posee una configura, programación única en cada ser humano. Decía en una de mis publicaciones que dos individuos que han sido procreados y criados por las mismas personas en el mismo ambiente social, desarrollan sus cerebros de manera totalmente diferente y un mismo evento lo analizan y lo asimilan diferente; es por esta razón que a veces no entendemos ciertos comportamientos y reacciones en personas; nos parece ilógico que un Padre o una Madre tome la decisión de matar a sus hijos o a su pareja.
Hago esta introducción para comentar acerca de lo insistente que puede ser una persona, cuando quiere algo, lo irracional y ciego que se convierte. Para hablar de esto tomare como ejemplo el proceso de enamoramiento o cortejo de un hombre hacia una mujer; también escribí un poco de esto en unas de mis primeras entrada, la cual creo se titulaba "Las Mujeres son las que Saben" http://vivirel69.blogspot.com/2009/08/las-mujeres-son-las-que-saben.html decía que desde que las mujeres ponen los pies en la tierra al levantarse saben a qué hombre en ese día la darán su corazón; esto es una forma metafórica de querer expresar de que ya tienen una imagen, las características o la definiciones del hombre de su vida; por lo que es un error el cegarse y perder el tiempo enamorando una mujer que solo te ha dado como respuesta un NO.
Si usted la invito dos veces y le dijo que no, no insista más; pique y rote, busque otra que esté dispuesta a recibir el regalo de amor y pasión que usted está dispuesto a dar.
Por otro lado, si usted está llamando a una persona a un móvil y la persona no le toma la llamada; no insista tanto al menos que se trate de una emergencia real; esa persona tan pronto como pueda, si le interesa y así quiere le devolverá la llamada. No sea necio que el que paga un servicio telefónico le toma la llamada a quien quiera. Cuando usted recibe algo luego de insistir, este claro que lo recibió porque harto, canso a la otra persona y para poder quitárselo de encima tuvo que ceder a sus preferencias y gustos, no lo dio en pocas palabras por voluntad propia, sino por presión e irritación; la entrega no será real, ni llena de entusiasmo y pasión; será vacía… Vive y Convive.