lunes, 14 de febrero de 2011

Manual para el Inmigrante

Muchas personas que viven en países subdesarrollados, cuando se le llenan los ojos de lo que ven en la televisión, en el cine o a su alrededor (hay casos en los cuales esta no es la motivación que los impulsa, si no el deseo de vivir, comer, respirar); hacen una medición o análisis de las posibilidades o probabilidades que tienen para poder poseer o alcanzar lo que ven sus ojos, cuando obtienen los resultados a ese cuestionamiento y los mismos no les complacen, pues quizás el camino hacia esa meta es muy largo y angosto, entonces deciden tomar el camino más corto y más fácil… Migrar hacia un país más desarrollado que le permita generar ingresos para obtener eso que desean.
Sin embargo, antes de tomar esta decisión, deberían considerar todos los por menores e implicaciones que tiene el ser inmigrante, legal o no legal:
  • Debe considerar primero donde dormirá, quien le dará alojamiento; pues esto es lo más importante al momento de salir de tu casa.
  • Por lo generar el que fue tu amigo o conocido en tu país, es tu enemigo o competencia en otro país; pues ambos estarán compitiendo por la vida. La ayuda que él te puede dar es limitada o nula.
  • Debes tener presente el elemento racismo o discriminación; esto es normal, pues ciudadano de ese país te ve como un invasor, como una amenaza para su vida; también debe de entender que el forastero muy difícil le tenga el mismo amor a la nación donde emigro que el que nació en ella, simplemente la veo como un medio de generar riquezas, para luego llevarla a su país de origen.
  • Cosas que por tu cabeza no te pasaban que haría en tu país, la debe de hacer en el país donde emigre. Si eres profesional, desde que pise el país extranjero pierdes tu Titulo.
  • Si dejas familia en tu país debe estar consciente que la puedes perder, pues no podrás volver a verla hasta tanto no te legalice, si es que puedes. Entones sería como si hubiese muerto.
  • En ese país no tendrás identidad mientras permanezca sin legalizar tu situación migratoria.
  • La depresión y la soledad te comerán vivo, solo los de espíritu fuerte sobreviven a tal situación; si en tu país perteneciste a una familia muy numerosa, que se mantenía unida y en actividad constante, mejor ni pienses en migrar hacia otro país de manera ilegal, pues no lo resistirá.

Trate por todo lo medio de no tomar esta decisión; en una encrucijada, siempre existen diferentes alternativas o soluciones que se pueden abordar, busque siempre la más sabia y no la más fácil.

Vive y Convive.