jueves, 4 de agosto de 2011

Valorizarse

Muchas veces externamos opiniones de alguien porque vemos en esa persona una actitud arrogante y pretenciosa, entonces decimos que esa persona se siente superior o mejor que lo demás; quizás esto solo sea una mala percepción nuestra, pues en ocasiones podemos confundir el hecho de que alguien se valorice a sí mismo, reconozca sus virtudes, habilidades y conocimientos, con que sea pretencioso u arrogante, estos últimos características muy comunes en personas que son egocéntricas.
No tiene nada de malo, al contrario debería ser una actitud en todo ser humano, el darse valor, valorizarse; pues quien mejor que uno mismo de hacer esto, pues si tú no te valoras, como puedes esperar que los demás te valoren.
Este tema de valorarse lo habla con mi hijo, tomando como ejemplo el caso de la relación hombre-mujer, pues en nuestro país aun se usa que el hombre es quien tiene el rol de pretender y enamorar a la mujer y en ese proceso de cortejo nosotros hacemos todo lo que esté a nuestro alcance de demostrarle a la mujer que nos interesa, de los beneficios y tratos que tendrá si nos acepta, llegando en ocasiones a niveles de suplicas y humillaciones muy bajos, desvalorizándonos como seres humanos. Aquí le dije a mi joven hijo de apenas 13 anos, que si lo que nosotros estamos ofreciendo a esa mujer, es bueno e interesante no debemos ridiculizarnos y devaluarnos tanto; porque rogarle tanto a una persona para que acepte algo bueno y placentero; le decía también que se emplee en demostrar lo puro de sus sentimientos y el cuidado que le tendrá, sin embargo si luego de esto ella no quiere aceptar la oferta, que se olvide de eso y que siga su camino que otra valorara la oferta que él tiene, lo aceptara y será más feliz, porque esa si necesitaba y quería lo que él estaba dispuesto a dar.
Cuando alguien rechaza tus sentimientos y tu trato, tu no pierdes, quien pierdes es esa persona; date valor como persona, no te humille y suplique tanto, para que alguien acepte lo que tu estas dispuesto a dar con amor y sinceridad; no le eches perlas a los cerdos. Vive y Convive.