jueves, 11 de agosto de 2011

¿Sabes lo que quieres?

Con frecuencia escuchamos a nuestros relacionados y a personas decir que la vida no le ha dado lo que han esperado de ella; sin embargo pocos sabemos que realmente queremos o pretendemos de la vida. Este querer o propósito está amarrado o proporcionalmente ligado a nuestro ser, a lo que somos; entonces ahí es que vine la contradicción de lo que queremos, lo que nos convine y lo que realmente podemos tener; por esta razón difícilmente estemos totalmente satisfecho de lo que la vida nos da.
Nuestro espíritu, alma y cuerpo son uno solo, pues están unidos; estos se convierten en una unidad magnética que atrae elementos y cosas de vida que están en armonía con nuestro ser; es por esta razón por la cual siempre estaremos frente a personas y situaciones que tienen elementos comunes, de aquí sustento la teoría (no puedo decir que es mía) de que nada es casual ni a la azar en nuestra vida, de que todo responde a un orden o a una lógica de vida; que las personas que normalmente tratamos y con las que nos relacionamos de manera directa e indirecta responde a la estructura o característica de nuestro ser.
En una entrada que hice (http://vivirel69.blogspot.com/2010/08/una-de-las-cosas-que-mas-me-fascinan.html), hable de la película "Eterno resplandor de una mente sin recuerdos", en ella comentaba de la teoría que su creador planteaba, la cual decía que si tuviésemos la facilidad de podernos borrar los recuerdos y el conocimiento de una persona que amamos; cuando tuviésemos la oportunidad de volvernos a encontrar con esa persona, volveríamos a desarrollar la misma relación que eliminamos. Esto tiene mucha relación de lo que hoy planteo. Nadie viene a tu vida por simple casualidad, algo debes recibir y algo debes de darle a esa persona, que tendrá relación con el crecimiento de tu ser.
Trate de analizar sus prioridades y deseos, escudille su ser e investigue que es lo que realmente necesita y puede alcanzar de la vida, no desee cosas que usted sabe que para alcanzarlas deberá renunciar a lo que es como persona, a sus principios, formación y elementos o cosas que lo definen como lo que es; pues renunciar a tu naturaleza a tu ser, no te traerá buenos resultados; sacale el maximo provecho a tus cualidades y disfruta a plenitud lo que tienes y no te deprima por lo que no tienes. Vive y Convive….

1 comentario:

Cuentame un cuento dijo...

A veces son las circunstancias y las personas que tenemos alrededor las que nos hacen sentirnos mal y nos impide ser felices y no parte de nosotros mismos y hay lazos de los que es muy difícil desligarnos.