miércoles, 25 de abril de 2012

Una vida más ligera


Es increíble ver como personas hacen de sus vidas cada día un infierno mas grande, en vez de buscar la manera de hacerlas más ligeras y más placenteras; se envuelven en un círculo vicioso y llegan al grado de volverse adictos a la miseria, a la tristeza, a la angustia, a la depresión y a la mediocridad. Esto es más visible en los ambientes de trabajos, pues vemos como algunos consideran que su puesto de trabajo o función no le es agradable, entonces en vez de buscar la manera de hacer de su trabajo algo que le brinde placer o la oportunidad de poder crecer como ser humano y mejorar su calidad de vida, lo que hacen cada día es una tragedia, quejándose y maldiciendo a sus clientes, compañeros, supervisores y a su empresa. Dicen que les da lo mismo perder su trabajo, maldicen su trabajo, sin embargo nunca lo dejan y cuando les llega la carta de despido lloran.
Trate siempre de hacer el esfuerzo de amar lo que hace y lo que lo rodea; cuando me refiero amar, no quiero decir a que se resigne y acepte la idea de vivir toda su vida en la misma situación o ambiente, sino mas bien aceptar tu realidad, ponerle espíritu alma y cuerpo a lo que haces y cambiar tu situación si no te siente totalmente conforme con ella. Esto que digo también lo enfoco en la familia, pues es cierto como dije en otra publicación, de que no elegimos a nuestros padres, ellos nos eligieron a nosotros, por tal razón tenemos que amar a nuestra familia y aceptarla tal y como es; si queremos un cambio debemos comenzar por cambiar nosotros y no tratar de cambiar a los demás; dejemos las amarguras y las quejas, hagamos nuestra realidad más dulce y agradable. El gallo canta todos los días, sin importar como amanezca el día; Vive y Convive.