lunes, 23 de abril de 2012

Siempre apuesta a ti.


La intensidad de la vida siempre vendrá dada por los momentos de verdad a los que nos enfrentemos, a los retos y situaciones que los mismos nos traigan; esto determinara si nuestra vida fue intensa, llena de emociones fuertes, de pasiones, de lagrimas y risas o por lo contrario simple, llana, ligera, vacía, sin emociones, ni pasiones, limitada al simple hecho de mantener una respiración y un latido del corazón al ritmo normal. Tu Vida se construye de lo que vive.
Si decides vivir una vida intensa, tendrás que tomar muchos retos fuertes, tendrás que hacer planes retadores y aquí te encontrara con las proyecciones y apuestas de fracasos que harán los demás de tu vida; tendrás que aferrarte a tu deseo a tu sueño y apostar a ti, pues ellos apostaran en contra.
Esta reflexión me toco nuevamente la puerta de mi ser, en una actividad de homenaje y celebración de una persona que admiro y quiero mucho; esta persona es una mujer que aposto a ella, a sus sueños y sus metas; que no miro hacia atrás, ni mucho menos escucho palabras necias de desaliento y de poca esperanza; una mujer que no considero su condiciones, económicas e intelectuales para aferrarse a sus sueños, ni mucho menos a su condición de ser mujer; pues no es desconocido para nosotros los que vivimos en nuestro país, que tan solo por ser mujer hace unos anos, esta condición le establecía una series de obstáculos que no se le presentaban a los hombres.
Alba es definida como una persona optimista, soñadora, emprendedora, honesta, persistente, amable, amistosa, llena de energía y fuerza, con un espíritu luchador; todos estos adjetivos al ser mencionados por lo que ese día le rendían un humilde pero fuerte homenaje, estremecían a quienes hemos tenido la oportunidad de conocerla y de vivir muchos momentos junto a ella. Alba nunca se rindió, llego sin nada al mundo y lo ha tenido todo, pues la riqueza de un ser humano radica en lo que es, no en lo que tiene, pues eso es lo que permanecerá aun cuando no esté físicamente. ¡Vive y Convive!