martes, 27 de marzo de 2012

Somos como Hámster

Anoche me quede pensando en el proceso de nuestra vida, desde que nacemos hasta que morimos; y en muchos de nosotros este proceso es muy deprimente y poco alentador, pues nuestra vida responde a un programa diseñado por un sistema que nos mantiene corriendo en una rueda giratoria; al igual que los que los humanos ponemos a los Hámster en jaulas, para que corran, corran en las ruedas giratorias.

Unos estamos en jaulas de metal sencillo, otros en jaulas de metal forjado y llenas de lujos y ciertas comodidades; sin embargo estamos presos, condicionado a lo que el sistema dicte. Alguien nos diría que no hemos tenido un plan bien definido y eficiente en nuestras vidas, para lograr cierta autonomía o libertad, sin embargo ¿que implicaría tener o ejecutar dicho plan?; sencillamente lo reduzco a estas palabras "dejar de vivir, solo respirar".

Este sería el Plan: Estudiar, sacar buenas calificaciones, obtener títulos extra-curriculares (Maestrías, Postgrados, cursos técnicos, dominar más de un idioma), postearse en el mercado laboral y apostar a conseguir un buen trabajo, ahorrar todo lo que se pueda sin cometer ningún exceso, casarse con alguien que este lo más cercano al nivel que has logrado, desarrollar una familia cuando tengamos un buen ahorro y la base para la compra de una vivienda, planificar y organizar los gastos familiares…. Eso se llama control y el vivir, el divertirse no puede estar sometido a tanto control; pues la pregunta que nos podríamos hacer, ¿Cuándo viviremos? ¿Cuándo nos comeremos una buena cena? ¿Cuándo nos iremos de vacaciones a Disney? Vive y Convive…