viernes, 3 de junio de 2011

Tu verdad, tu realidad

Conversando con una amiga, le decía que la realidad al igual que la verdad es relativa, pues dependen en gran manera de los elementos humanos que nos forman como seres; nuestro espíritu, nuestra alma y nuestro cuerpo determinaran nuestra verdad o nuestra realidad. Uno solo puede ver lo que su corazón y la mente (Espíritu y Alma) nos pongan delante de nuestras vistas.

El deseo intenso que tenemos sobre algo, la predisposición que tengamos mentalmente, nos hará ver cosas que a lo mejor no son ciertas o reales; de aquí la famosa teoría de que la famosa Sombra que de niño veíamos en nuestra habitación, la cual nos impedía levantarnos e ir al baño; hasta veíamos moverse y hasta hablarnos.

Por esto siempre es bueno mantener la mente abierta y ponderar los opiniones y explicaciones que nos dan los demás, pues es muy egoísta de nuestra parte creer que lo que pensamos y creemos es lo absoluto, es la verdad única. Muchos poseen la capacidad de insertar sus ideas y pensamientos en las mentes de los demás, radicando aquí un gran problema, que es la parte negativa de esta situación; crean zombis y loros que solo piensan y repiten lo que otros le dicen, por eso es que en la historia de la humanidad hemos vistos grupos de personas que han seguido a un líder el cual lo ha inducido al susidio; y en nuestro tiempo vemos personas que creen cosas que hombres dicen del Ser Supremo como que son totalmente ciertas, pues llegan a contradecir su naturaleza.

Si ya tienes una idea acabada o una conclusión, concepto u opinión de algo o alguien, no haga que los demás pierdan su tiempo dándote una explicación. Vive y Convive