martes, 13 de julio de 2010

Acepta tu Realidad y podrás cambiarla...

Bueno es duro y fuerte esto que le voy a decir, sin embargo luego que lo analicen sentirán un poco de Paz Interior; para alguno la vida desde que nacemos es un complete reto y una verdadera odisea, pues hasta el hecho de nacer se constituyo en un desafío, pues quizás nuestros progenitores no tenían Planeado que viniéramos al mundo. Dependiendo de la cantidad de compañeros (hermanos) que tengamos en nuestro hogar, de esa manera será de intensa la lucha por la superación, pues los recursos serán limitados.

Lo importante aquí es no rendirse y cambiar nuestra realidad, una realidad que al ser reflejada o comparada con otros, nos llenara de mucha desilusión y desencanto; pues el hecho de tener que esperar que un hermano deje una pieza de vestir, para luego nosotros usarla como si acabara de ser bajada de un exhibidor de una tienda, nos puede causar esto y más, pues para otro esto nunca ha pasado por su mente. Previo a la espera de que tu hermano mayor deje esa pieza de vestir, sucedieron muchas discusiones y enfrentamientos físicos en la casa, pues tú y tus otros hermanos trataban de que su hermano mayor no abusara mucho de esa pieza de vestir, para que la misma estuviese en perfecta condiciones al momento de ser heredada.

Entonces, a donde quiero llegar con "Aceptar tu Realidad", bueno que mientras más rápido estés claro de tus alcances y limitaciones, mucho más rápido podrás encarrilarte al cambio que desea de tu realidad por otra. Porque como siempre he dicho, la persona que tenga poca capacidad económica y que no esté dispuesto a pasar vergüenzas, mejor que no hubiese nacido, pues el pobre de riquezas viene al mundo a pasar vergüenzas.

Cuando inicie mi trabajo en la empresa que más tiempo dure laborando, recuerdo que solo poseía un solo par de zapatos; un amigo de infancia me invito a una boda, de la cual él era el jefe de la cantina, garantizándome todas las bebidas que podría tomarme; ya usted sabe lo que me paso; me emborrache tanto que cuando se termino la boda solo recuerdo que le dije a los que andaban conmigo ¡súbanse! Y en el camino dicen ellos que un vehículo nos cocho, perdí el control de la Motocicleta y nos caímos al pavimento; esto hiso que perdiera mis zapatos. Luego tuve que ir trabajar con un par que lo tenía en descarte, pues tenían un hoyo en la suela y cuando llovía se me mojaban los pies; esto hiso que utilizara mi inteligencia, usaba una bolsa plástica, la cual me ponía en los pies luego de ponerme las medias; en un día de esos en el trabajo era intenso, se me salió un pedazo de la bolsa plástica, quedando a la vista de un compañero, el cual procedió vociferar "Miren ese moreno, con una bolsa plástica dentro de su zapato", yo inocente e ingenuo levante el pie y le enseñe la razón por la cual usaba ese recurso; entonces ahí fue que comenzó la verdadera burla.. Un compañero que vi la acción me ofreció venderme un par de Tenis a crédito, lo cual acepte; al día siguiente lleve un par de medias nuevas deportivas blancas, para lucir mi nuevo calzado; el compañero cumplió con lo pactado a media, pues le subió el precio a la mercancía luego de que habíamos hablado un precio; no tenia condiciones para poder negociar, pues estaba en su manos, por la necesidad del calzado y acepte el nuevo precio; cuando salgo al escenario donde el día anterior había pasado la vergüenza, todos se maravillaron al ver mi nuevo calzado y miro el rostro del vendedor, el cual lucia lleno de satisfacción por su obra; sin embargo el mismo fue transformándose a uno que no entendía que emoción expresaba, entonces escucho de su boca "Moreno quítate mis tenis que ya no lo voy a vender!!!", yo inocente nuevamente, respondo "Bueno para yo devolverte esto tenis, tu deberás pagarme el doble", el insiste con un tono de dureza y furia "Te dije que me de mis tenis, rápido quítatelos!"; entonces entendí que era verdad lo que expresaba y no tuve más remedio que quitarme los tenis y devolverlos…

Cuando digo "Aceptar tu Realidad", de ninguna manera quiero decir que debas quedarte sentado en ese rincón de miserias, con los brazos cruzados, sino mas bien que este consiente de tu realidad, para que puedas mitigar cualquier sentimiento de frustración que te llegue a la mente y el corazón, o desanimo que te impida echar hacia delante; que cuando te avergüencen, puedas levantar la cabeza y ver a los ojos de quienes te acosan, ignorar las palabras necias y negativas, demostrando dignidad y fortaleza de espíritu.