miércoles, 27 de marzo de 2013

El Mal siempre nos seduce

Por más que estemos lleno de sentimientos, normas, disciplinas y conocimientos morales, adquiridos, aprendidos o heredados de nuestros padres, el Mal, el hacer lo incorrecto nos estará seduciendo, tentándonos… pues somos humanos y todos, absolutamente todos tenemos dos naturalezas que tienen que convivir dentro de nuestro ser, pues sin ellas no estaremos en balance en equilibrio.

Estos para alguno sonara como una gran mentira, como una aberración, sin embargo no es posible saber, apreciar algo sin antes no conocer o tener una idea de lo contrario, pues esto es lo que nos dara la fuerza o la certeza de hacer una cosa o la otra.

Si eres una persona honesta, si desea vivir modelando esta virtud, es normal que tengas momentos donde se te presentara el hacer lo contrario; muchos creyentes religiosos le acreditan esto al Demonio, al enemigo, al nombre que le ponen al ser opuesto a su Dios; sin embargo aun yo estando dentro de una religión estuve bien consciente de que esto no es asi (de acuerdo a mi propia opinión personal), sino mas bien que los que llaman Dios y Diablo, estos dos elementos están dentro de nosotros y dependerá en gran manera nuestra inclinación hacer lo que evidentemente es correcto o lo que evidentemente no es correcto, el sabor, el placer, la ganancia en termino personar que hayamos tenido o sentido ejerciendo una cosa o la otra, pues aunque muchas personas tienden actuar de una manera u otra, basado en el que dirán o el deseo de no decepcionar a alguien (sus padres, sus hijos o la misma sociedad), otros muchos basan su decisión en cómo se sienten al momento de actuar.

Por tales y otras razones es que a veces no logramos entender el comportamiento de otra persona, pues nos consideramos a nosotros mismos y vemos ese comportamiento como algo absurdo, ridículo o estúpido; ¿porque que tiene de bueno estar preso en una cárcel de un país sub-desarrollado en Pleno Verano? Eso es como describen los religiosos un infierno; o ¿Qué tiene de bueno exponerse a una enfermedad terminal ejerciendo la prostitución sin los mas mínimos controles de higienes y protección, tirándose encima todo tipo de persona?; bueno la mente de esta persona en un momento determinado llego a la conclusión de que esto era lo que le convenía, pues quizás sintieron frustración en un momento determinado tratando de hacer otra cosa que no fuera esa y por su nivel de conocimiento y consciencia de la realidad y de la vida, de las miles de posibilidades que siempre tenemos delante, se rindieron, se dejaron caer al abismo.

No importa que tan preparado o bueno te considere, siempre estarás expuesto, seducido, tentado hacer algo que considere opuesto a lo que entiendes correcto o bueno (debería etiquetar las cosa que hacemos, simplemente como la que consideramos correctas o buenas, pues cada cabeza es un mundo). Recuerda que no necesariamente lo que tu considera bueno o malo otros lo consideran igual. Vive y Convive.