jueves, 14 de abril de 2011

Donde está la diferencia

Muchas veces uno escucha decir que una de las claves para ser exitoso es la actitud de como uno enfrente las momentos de vida, de cómo tomemos esos momentos, de nuestra reacción o de nuestra quietud. Como casi todas las cosas de vida, hasta que uno no vive la experiencia no sea hace consciente y conocedor de las cosas.

De este punto me quiero referir a una situación que muchas personas viven en su proceso de desarrollo profesional, pues tiene que ver con clima laboral; en nuestro vivir como empleados nos vemos en situaciones que dependiendo de cómo enfrentemos las mismas, tendremos éxito y crecimiento dentro de determinada organización, pues constantemente seremos probados en nuestros trabajos, por nuestros compañeros o por nuestros superiores o lideres. También el mismo trabajo nos proporciona niveles de estrés y frustraciones que debemos enfrentar con una actitud bien positiva.

Quien no ha visto en su lugar de trabajo, que a una persona (a tu vista) que no es tan productivo en el equipo de trabajo, recibe una mejor aumento salarial que otro que si es altamente productivo; o quien no ha visto la entrega de un reconocimiento o premio metálico, para alguien (a tu vista) que realmente no hiso el gran aporte o quizás ninguno en determinado proyecto, mientras que otro que dejo el pellejo no recibió nada. Esto realmente necesitara mucha actitud positiva para poder evitar daños en nuestro interior, tanto en lo emocional como en lo físico.

De acuerdo a mi experiencia, una actitud de rechazo, desanimo, deseo de comentar, quejarse y hablar de eso con otros, no dejara ningún tipo de beneficio, lo único que obtendrá es destruirte internamente y destruir tu imagen, ambas cosas necesitaran de mucho tiempo y recursos para reconstruirse, si es que lo logra; no ganara nada con esto, todo lo que obtendrás es perdida por todos lados, lo único que satisfará será tu ego a un precio sumamente alto. Lo que podría hacer una persona con estas o cualquier tipo de situaciones laborales, es no enfocarse en lo malo que ve, sino mas bien buscar que cosas podría hacer para cambiar el panorama, buscar por dentro de sí, enfocarse en lo bueno y en lo positivo, hacer los ajustes de lugar, y nunca, pero nunca jamás hacer comentario de lo sucedido con nadie y si no resiste el no hacerlo, hacerlo con alguien que no conozca o tenga relación con los personajes de la historia.

No existen trabajos malos, todos son oportunidades para uno desarrollarse en cualquier ámbito, crecer, para poder luego proyectar nos a otro nivel, si así lo deseamos. Hay que trabajar con el mismo animo siempre, aguantar y soportar, pues se que no es fácil, sin embargo es más difícil quedarse sin empleo; con un trabajo vigente es más fácil conseguir otro, pero mucho más fácil es contar con el respaldo y el buen comentario de tu empleador para poder moverte, y esto se logra con actitud positiva. Los que me conocen dirían que no fui yo quien escribió esto; sorpresa he crecido, no me conozco ni yo mismo.

El llenarse de sentimientos, de rencor, derrota, desprecio u odio, nos no ayuda en nada, pues eso amarga el alma y nos paraliza, nos nubla el entendimiento y la razón. Si del cielo te caen limones, aprende hacer limonadas, para que luego tenga los recursos, la experiencia y la capacidad de poder hacer otra cosa. Vive y Convive.